Proyectos

Proyecto Colono

En esta ocasión, vamos a hablar de algo distinto a lo habitual, aunque ya se introdujo un avance en el artículo de la semana pasada.

Hasta ahora hemos hablado de las características del juego, el mundo, de la comunidad, etc., pero nunca os hemos hablado de los proyectos que, los que conformamos Heraldo de Elyria, tenemos en mente de cara al momento en que el juego esté en marcha. Así mismo, en artículos futuros os hablaremos de otros proyectos destacados de la comunidad.

Como nos pasa a todos, con cada nuevo aspecto del juego que vamos conociendo surgen muchas ideas y proyectos. En nuestro caso, queremos hablaros de los dos principales y mayores, los cuales requieren de la ayuda y cooperación de muchos otros. Temporalmente ambos se reúnen bajo un mismo nombre: Proyecto Colono.

Siendo Elyria un mundo en el que casi cualquier cosa que imagines puede ser creada, un mundo en el que el apartado social será ineludible y en el que los peligros serán numerosos y constantes, todo aventurero, todo artesano, todo campesino tendrá algo en común: un hogar.

Por suerte o por desgracia, el juego por ahora sólo está previsto en inglés y eso puede resultar un hándicap para muchos. Ése es uno de los primeros motivos que nos empujan a planear y desarrollar esta idea.

Otro de los motivos es que, mientras algunos clanes ponen su vista en crear reinos, algunos individuos piensan en hermandades de espionaje que hagan temblar a los poderosos, etc, muy pocos piensan en algo quizás más sencillo y pequeño pero que puede convertirse en algo gigantesco: Una población.

Uno de nuestros principales proyectos es, junto todos aquellos de vosotros que quieran unirse y más, construir una población, aún es pronto para determinar de qué manera pero sí comentar un añadido distintivo: La lengua vehicular de los pobladores será el Castellano.

En resumen se podría decir que pretendemos crear desde cero, empezando por poco más que una aldea y creciendo hasta donde se pueda alcanzar, una ciudad en la que la presencia de familias controladas por jugadores castellano parlantes sea no sólo notable, sino mayoritaria. ¿Significa eso que se pretende excluir otras lenguas en esta población? No, sin ir más lejos el inglés seguirá siendo necesario para relacionarse con el mundo.

A muy largo plazo, si la población crece próspera, quizás podrían añadirse barrios o poblaciones vecinas que hagan uso de otras lenguas, puesto que el inglés seguirá siendo la lengua común, pero que sirvan como refugio para poder jugar, rolear, negociar, etc. en lengua castellana (u otras en el caso de que en ese muy largo plazo se establezcan otras poblaciones con otras lenguas vehiculares).

Como ya se comentó en un artículo anterior, construir una ciudad requiere de pasos diversos, desde la selección y ocupación del terreno hasta la construcción de edificios concretos. Ello implicará, por un lado, un número progresivamente mayor de jugadores y, por otro lado, la presencia de artesanos cualificados capaces de construir y trabajar los materiales necesarios, no sólo para la propia construcción de la ciudad, sino para el sostenimiento de la propia comunidad y, una vez establecidos, generar excedentes que permitan el comercio y el florecimiento de la ciudad.

Aquí entra la segunda parte del Proyecto Colono y de nuestros mayores proyectos: La creación de un gremio de constructores.

Por ahora sabemos que se necesitará un arquitecto (o más) que diseñe los edificios, se necesitarán carpinteros, herreros y otros oficios para cubrir todos los aspectos de la construcción de cada edificio. Así mismo se requerirán mineros y leñadores, así como agentes que busquen contratos a lo largo y ancho del mundo ofreciendo los servicios de  un gremio profesional y especializado en una única y gran tarea: levantar poblaciones y fortalezas.

Y qué mejor sede para un gremio que una ciudad en cuya construcción ha participado desde el mismo instante en el que fue fundada.

Ambos son proyectos complejos, que requerirán de tiempo y paciencia pero que permitirán decir a todos y cada uno de los participantes “esta es mi ciudad” y no sólo eso, sinó también el hecho de que se estará participando activamente en la historia del mundo por medio de un proyecto que no busca la gloria personal, sino el bienestar común a través de la creación de un hogar en el que asentar a las familias a lo largo de los años.

 

¿Tienes algún proyecto?  ¿Te gustaría que apareciera en Heraldo de Elyria? Contacta con nosotros en heraldodeelyria@gmail.com